INSTITUT VALENCIÀ D'OPTOMETRIA

¿ Quién tiene la llave en los problemas de aprendizaje ?

El pasado 5 de febrero, publicamos una nota en nuestra página de facebook, que nos ha parecido intersante adherirla a nuestro blog….

Es frecuente por parte de los que nos dedicamos a la optometría decir que en base a diferentes estudios que 1 de cada 3 niños presentan dificultades para aprender como consecuencia de un problema visual bien sea por necesidad de llevar gafas y no llevarlas, o bien por presentar una disfunción visual, es decir por un “ mal funcionamiento “ en conjunto de ambos ojos, lo que puede derivar ( pues no siempre es así) en dificultades para enfocar en cerca, por descoordinación de ambos ojos, por una baja visión en 3D, lo que a veces desencadena ( y a igual manera no siempre es así) problemas de percepciónvisual / procesamiento y en las habilidades visuo-motoras ( tan importantes en todo proceso de lecto-escritura).

Así mismo según diferentes estudios, entre el 1% y el 5% de los niños en edad escolar, presentan ambliopía (ojo vago).

Algo estamos haciendo mal: tan sólo es cuestión de profundizar en los porcentajes que otros profesionales obtienen a partir de diferentes estudios en relación a los problemas en el aprendizaje y que los diagnósticos no los realizamos los optometristas y que no se tratan con terapiavisual, pues la optometría sólo trabaja sobre un sistema sensorial llamado visión.

Por ejemplo, el TDAH (trastorno por déficit de atención e hiperactividad) uno de los trastornos del aprendizaje más comunes en la infancia tiene una prevalencia de entre el 3% y el 5% según APA ( Asociación Americana de Psicología) en el 2002.

Así pues, según la APA en 1995 establece la prevalencia de la dislexia en niños en edad escolar en un 4%. Otros autores como Katusic, Colligan, Barbares, Schaid y Jacobsen en 2001, establecen una prevalencia de entre el 5% y el 17,5%. Por otra parte, el National Assesment of Educational Progress de Estados Unidos en el 2005 estableció que la prevalencia en alumnos de educación secundaria que presentaban niveles de lectura más bajos para su edad en un 27 %.

Si nos “transportamos “ a la lengua castellana ( pues la lengua castellana es una lengua transparente, siendo la lengua inglesa más opaca y es un sesgo a tener en cuenta en todo estudio ; un “pequeño matiz” que no tenemos en cuenta cuando realizamos afirmaciones categóricas en determinado ámbito de prevalencia, como es el caso también en los relacionados con la visión ) Maldonado, Sebastián y Soto en 1992, establecieron una prevalencia de la dislexia en el 8%, utilizando como criterio a aquellos niños que presentaran un retraso de 15 meses en su nivel lector. Un porcentaje que bajaba hasta el 2% cuando el criterio utilizado era un retraso de dos años.

Así mismo Jiménez y otros ( 2009) en un estudio realizado a estudiantes de primaria de las Islas Canarias establecieron una prevalencia del 3,2 % de los niños. Así también González y otros en 2010 establecieron una prevalencia igual del 3,2% en estudiantes de secundaria.Si ahí nos vamos a las comorbilidades, Tannock y Brown en 2010 nos dicen que la prevalencia de niños que presentan dislexia y TDHA al mismo tiempo está entre un 15%- 40%.

Así también según Ackerman y Dickman en 2000, nos dicen que la prevalencia de niños con dislexia que ademas presentan discalculia es de un 50%. Del mismo modo Catts et. al en 2005 nos dicen que entre un 17% y un 33% de los niños que presentan Dislexia, además presentan un TEL.Lo que queda claro es que los porcentajes no cuadran y se supera el 100%, si le sumamos aquellos que no presentan comorbilidades, TGD, TEA….etc.!!

ALGO ESTAMOS HACIENDO MAL !!

Lo que queda patente es que no tenemos “la llave mágica”….bueno si, hay una, aquella que nos permite seguir el camino correcto dentro del proceso de detección, evaluación, diagnóstico e intervención cuando un niño presenta dificultades para aprender: el trabajo interdisciplinar, multidisciplinar o como queramos definirlo, mejor comprendido por todo como trabajo interprofesional y colaborativo.

Un trabajo colaborativo real, sin segregación, desde la generosidad del compartir desde el conocimiento, desde lo que la ciencia evidencia y de poner en valor que nuestro primer objetivo como personas que además somos sanitarios y nos dedicamos a la práctica clínica de la optometría y la terapia visual : es dar la mejor respuesta al paciente y a las familias.